Los bolsos y los niños

Yo normalmente soy de las que lleva unos bolsos enormes y llenos de cosas. Me pida lo que me pida mi hija o mi marido siempre lo tengo, ya sea algo de merendar, libros para leer, pintar, chuches, unas toallitas, etc…

Imagen

Cuando me empezó a crecer la tripa con mi segundo embarazo decidí cambiar a un bolso más pequeño
, que además pudiera llevar cruzado, porque entre el peso de la tripa y mis dolores de espalda, sólo me faltaba añadir más peso con el bolso lleno de cosas, así que un día me decidí y cambié de bolso.

Imagen

Nunca olvidaré cuando recogí a mi hija del colegio,  se fijó en el bolso y me dijo: “Mamá ¿por qué has cambiado de bolso? ahí no cabe todo lo que necesito” y se quedó tan pancha. Ni que decir tiene que en el bolso seguía llevando todo lo que ella necesitaba, pero en menos cantidad 😉

Y vosotras, ¿También lleváis unos bolsos guigantes con la casa a cuestas?